PRECAUCIONES antes de blanquear los Dientes

PRECAUCIONES antes de blanquear los Dientes 

Si bien la mayoría de las personas pueden someterse sin problema a un blanqueamiento dental casero, debe saberse que puede haber ciertas contraindicaciones, que lo hagan no recomendable, por ejemplo  aquellas personas cuya calidad del esmalte no es buena, o personas con empastes o coronas en zonas visibles de los dientes a blanquear (el empaste y la corona quedarían  sin blanquear) y personas con grietas o fisuras en los dientes.

Debe tenerse en cuenta que en muchos casos después de realizar un tratamiento de blanqueamiento, pueden aparecer problemas de sensibilidad, aunque lo normal que suele producirse (en caso de mostrar sensibilidad) es mostrar sensibilidad durante el tratamiento de blanqueamiento, que pasados unos días tras la terminación del mismo desaparecen. Es muy importante saber que dientes con tinciones muy severas (tonos muy marrones, o grisáceos, incluso negras) NO van a solucionarse con la utilización de un tratamiento de  blanqueamiento.

blanquear los Dientes


Ante estas circunstancias lo que se suele hacer es recurrir a la utilización de fundas. No obstante, lo mejor siempre será remitirnos a un profesional que nos aconseje cual es el mejor método de blanqueamiento para nuestros dientes.  Otro problema asociado al blanqueamiento dental son las coloraciones producidas por tetraciclina. La tetraciclina es un antibiótico utilizado para determinadas infecciones (extensamente utilizado hacia los años 60 -70), donde uno de sus efectos secundarios puede ser la coloración, generalmente, amarilla de los dientes, es decir, tinciones dentales (desde los primeros meses de gestación hasta que el bebé cumple los primeros años de vida, es decir, durante el proceso de formación del tejido dentario).

Se detectan estas tinciones porque, en su mayoría, aparecen con una coloración más intensa a partir de la mitad del diente.El blanqueamiento de dientes afectados con tinciones de tetraciclina pueden realizarse, a través del blanqueamiento dental, aunque el tiempo de duración del tratamiento puede resultar superior a la media (y no en todos los casos va a poderse realizar con éxito dicho blanqueamiento, en los casos más extremos pueden presentarse serias dificultades para conseguir un blanqueado).

La segunda opción para los casos más complicados seria la es la utilización de carillas en los dientes. Paradójicamente los dientes que mejor se blanquean son aquellos que muestran un color amarillento por el paso del tiempo (edad del diente) o por tratarse de dientes que siempre han presentado ese tono amarillento (siempre que éste no se deba a otros problemas con el diente o no se trate de un color extremadamente alterado).

CAUSAS DEL CAMBIO DE COLOR DE NUESTROS DIENTES


El color de nuestros dientes, va a venir determinado por aspectos genéticos, existiendo diferentes tonalidades (al igual que la piel, los dientes tienen su propio color, determinado por los elementos que componen los dientes, como son el color de la dentina y la calidad, además del grosor del esmalte).

Las razones o causas por las que nuestros dientes pueden variar su color pueden derivar: Tinciones o coloraciones antes o en el proceso de  salida, o creación del diente o una vez terminado dicho proceso, por un problema o trauma posterior en el diente. Se produce por establecerse substancias o materiales internamente.

Las más conocidas son las tinciones por tetraciclina , afectando más a los dientes anteriores que a las muelas (por un proceso de reacción que se produce al contacto con la luz). También nos encontramos con las tinciones ocasionadas por un exceso de flúor, que puede manifestarse con estrías, o en manchas blancas o marrones. Las tinciones que se producen después de la creación del diente, cuando éste ya es un diente adulto, pueden venir producidas por la utilización de minociclina (derivado de la tetraciclina), utilizado en determinados productos (algunos productos para el acné), también puede producirse por fracturas de los dientes, necrosis de la pulpa del diente (tras haber sufrido una endodoncia), sangrado interno (un golpe en el diente), …

Existen también factores externos que pueden alterar o afectar al color de nuestros dientes como son: el vino, café, té, tabaco, colorantes … el mero transcurso del tiempo (cuando nuestros dientes envejecen), e incluso por sustancias invisibles, como el fluoruro de estaño (generalmente pueden encontrarse en enjuagues limpiadores de la boca).